Medios

Nuestra Iglesia Dialogo Jesus TV Radio Chilena de Concepción

Guía Eclesial

Guía Eclesial

Redes Sociales

Facebook Twitter Live Stream
volver



Recomendar por email

Con misas de Miércoles de Ceniza se inicia el tiempo de Cuaresma

Publicado el 2018-02-13

El mensaje para la Cuaresma del Papa Francisco fue firmado en la Ciudad del Vaticano el 1 de noviembre de 2017, en la Solemnidad de Todos los Santos y está inspirado en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo, ambientado en el Monte de los Olivos, en Jerusalén: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12).


Con misas de Miércoles de Ceniza se inicia el tiempo de Cuaresma

El Sumo Pontífice invita a toda la Iglesia a preparar el corazón para vivir el tiempo de Cuaresma, que comienza mañana 14 de febrero (miércoles de ceniza). En Concepción, en la catedral y todas las parroquias de la arquidiócesis se celebrará el inicio de Cuaresma con la Misa “Miércoles de Ceniza”.

Mensaje del Papa

 “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» es una frase de Jesus, que “respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio”.

Francisco – en el texto del Mensaje- describe a los falsos profetas como “encantadores de serpientes” que se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y dirigirlas hacia donde ellos quieren, “charlatanes” que ofrecen soluciones rápidas y efectivas a los sufrimientos de hombres y mujeres pero que no dejan huella permanente en el corazón, como lo que viene de Dios y permanece para siempre. 

¿Cuáles son las señales que indican que el amor se está extinguiendo en nuestro corazón? Pregunta el Papa. “Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero, «raíz de todos los males» (1 Tm 6,10); a esta le sigue el rechazo de Dios y, por tanto, el no querer buscar consuelo en él, prefiriendo quedarnos con nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y sus Sacramentos” señala. 

Francisco se pregunta, ¿Qué podemos hacer?

“Si vemos dentro de nosotros y a nuestro alrededor los signos que antes he descrito, la Iglesia, nuestra madre y maestra, además de la medicina a veces amarga de la verdad, nos ofrece en este tiempo de Cuaresma el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno” señala el Papa.

Finalmente agrega y recomienda que “el hecho de dedicar más tiempo a la oración hace que nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos [5], para buscar finalmente el consuelo en Dios. Él es nuestro Padre y desea para nosotros la vida” concluye.

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C